Facebook  Twitter  YouTube  Google+
arbol simbolo2
Comunidades 1
árbol del tule 1
comunidad blogger
Compartir en Twitter

El amor de Cristo nos urge (2 Cor 5:14): Enraizados en la Palabra, Comprometidos en Su misión.

Queridos cohermanos,

En enero de 2016, la mayoría de nuestras Provincias / Regiones / Misiones (PRM) de todo el mundo ya había respondido a la invitación del Generalato de proponer un tema para el Capítulo General XVIII en 2018. Las respuestas son numerosas, y los asuntos que los cohermanos quieren que se traten en el Capítulo son tan amplios como se pudiera imaginar. Los cohermanos, en general, no quieren otro documento más del Capítulo. El caucus revisó las respuestas durante su reunión de enero y se dio cuenta de que todas las propuestas expresan una gran búsqueda y la necesidad de renovación.

Esta renovación es solamente posible si volvemos a las raíces de nuestra vida misionera y al compromiso, que no es otro que el del mismo Señor. Al resumir las respuestas, el caucus decidió que el tema del Capítulo General XVIII en 2018 sea: «El amor de Cristo nos urge (2 Cor 5:14): Enraizados en la Palabra, Comprometidos en Su misión» El amor de Cristo nos reúne de diversas culturas y naciones, para ser misioneros del Verbo Divino, y es nuestro amor por Cristo el que busca la renovación.

Como verbitas, solamente si estamos enraizados en la Palabra, podremos renovar y fortalecer nuestro compromiso con la misión del Señor, para que «Su vida pueda convertirse en nuestra vida y su misión en nuestra misión.» El Capítulo General XVIII no presentará un nuevo tema, sino que tiene el objetivo de fomentar un proceso de renovación espiritual y llevarnos de nuevo a nuestras propias raíces, es decir, la Palabra de Dios como la fuente de nuestra vida, vocación y misión. Este proceso de renovación nos ayudará a transformarnos en misioneros que sirven a Dios y a su pueblo.

Muchos de nuestros cohermanos se dan cuenta de que el Papa Francisco ha iniciado un proceso de renovación para toda la Iglesia ya desde el inicio de su papado. El programa es simple: El Papa Francisco quiere poner al Señor de nuevo en el centro con la invitación a una profunda conversión. El Papa Francisco nos pide también escuchar la llamada a la misión como un renovado entendimiento de que todos los cristianos están llamados a ser discípulos misioneros, para compartir con palabras y obras el amor de Dios que ellos mismos ya han experimentado.

El mismo Señor quiere que vivamos la alegría del Evangelio y que nos preocupemos con el sufrimiento de su pueblo, el Papa señala esta preocupación en Evangelium Gaudium. Escribe en Laudato Si que no podemos cerrar los ojos y los oídos a un medio ambiente sufriente que es nuestro «hogar común». La fe en el Señor no puede separarse de las acciones en su nombre y por lo tanto una fe renovada conducirá necesariamente a un renovado compromiso con su misión. Después del XVII Capítulo General en 2012, nuestras PRM en todo el mundo han iniciado un proceso de reorientación de su misión y de ajuste de sus programas, personal y finanzas en línea con las orientaciones de la Congregación elegidas en el plan de acción (ad extra).

El Capítulo General XVIII en el año 2018 nos llevará de vuelta a nuestro fundamento espiritual y se prevé animar el proceso permanente de aplicación de nuestros planes de acción. Las respuestas de los cohermanos de todo el mundo muestran que no podemos seguir haciendo nuestra misión sin una renovación espiritual intensa, que nos ayude a acercarnos al mismo Señor, tratando de averiguar lo que Él quiere que hagamos en su nombre en nuestro mundo de hoy.

El tema «El amor de Cristo nos urge (2 Cor 5:14): Enraizados en la Palabra, Comprometidos en Su misión» nos invita a revisar nuestra vida religiosa misionera (ad intra) y nuestro trabajo misionero (ad extra). ¿Qué significa para nuestra espiritualidad ese amor de Cristo que nos impulsa, el arraigo en su Palabra y el renovado compromiso con su misión? ¿Qué consecuencias tiene para la forma en que vivimos nuestras comunidades interculturales e internacionales, para nuestros equipos de liderazgo, para la forma en que nosotros, como individuos y comunidades, manejamos nuestras finanzas, para la forma en que hacemos la animación vocacional, preparamos a nuestros nuevos misioneros en las casas de formación y para la forma de abordar nuestra formación permanente? ¿Cómo puede ayudarnos en el proceso de discernimiento permanente el amor de Cristo que nos impulsa?

¿Qué tiene que cambiar realmente en nuestras vidas individuales y comunitarias para ser más auténticos testigos del amor de Dios y misioneros en un mundo con todos sus sufrimientos, esperanzas y alegrías? ¿Cómo puede ayudarnos esta renovación ad intra a fomentar nuestro compromiso misionero ad extra, como comunidades y como individuos? ¿Cómo puede significar un nuevo impulso en la ejecución de nuestros planes de acción, orientaciones y prioridades, con un énfasis diferente en nuestras PRM SVD de todo el mundo para servir sobre todo a los pobres y al medio ambiente que sufre?  ¿Cómo esta renovación que queremos puede ayudarnos a compartir más responsabilidades con nuestros compañeros laicos de misión? La renovación en el Señor y el nuevo compromiso con su misión son una tarea permanente y nos ayudarán no sólo a confiar en nosotros mismos y en nuestros recursos, sino a confiar cada vez más en la guía del Señor y su Espíritu para hacer misión en su nombre. Una de las grandes misioneras de nuestro tiempo, la Madre Teresa, nos recuerda que, como misioneros, no estamos trabajando para «algo» que nos dé una buena recompensa o reconocimiento, sino por «alguien» y ese alguien sólo puede ser el mismo Señor. La misma Madre Teresa nos desafía a darle una oportunidad a Dios.

Esperamos y oramos que el Capítulo General XVIII será un Capítulo espiritual para poner al Señor una vez más en el centro, lo que nos llevará a la renovación de nuestra vida y misión, a estar mejor preparados para servir a Dios y su pueblo, especialmente a aquellos que más lo necesitan, los pobres. ¡Que el Señor resucitado nos llene a todos de nuevo coraje, nueva fuerza y nuevo espíritu de sacrificio en su servicio!

Que nuestra fe en el Señor, que resucitó y está vivo entre nosotros, nos ayude a renovar nuestro compromiso con su misión. ¡Les deseamos a todos, una feliz Pascua de Resurrección!

Heinz Kulüke y equipo de liderazgo

Publicado en el boletín “Arnoldus Nota” – Marzo 2016

Otras Notas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28

Nuestras Hermanas Siervas del Espíritu Santo en Misiones, Argentina.

Un oasis del espíritu se encuentra muy cerca de la ciudad de Posadas, en Argentina. Se trata de la Congregación Siervas del Espíritu Santo donde viven unas 50 religiosas-misioneras. Allí tienen de todo: desde su propia huerta, árboles frutales, capilla, e inclusive un cementerio. Un espacio de meditación que está abierto a la comunidad en general.

 

Compartir en Twitter

La SVD en Dialogo – Tema del XVIII Capitulo General SVD

El Amor de Cristo nos apremia!  Arraigados en la Palabra y Comprometidos con su Misión. Video para el XVIII Capítulo General de los Misioneros del Verbo Divino (2018).
Compartir en Twitter