Facebook  Twitter  YouTube  Google+
terry 0
terry 1
terry 2 1
terry 3
terry 2
terry 4
Compartir en Twitter

El obispo Terry Steib, SVD, se jubiló en 2016 y reflexiona a continuación sobre el 50 aniversario de su ordenación, que celebró el mes pasado.

El Obispo Terry profesó sus Primeros Votos como Misionero del Verbo Divino en 1959 y fue ordenado sacerdote en 1967. Fue ordenado luego Obispo en 1984 y sirvió como obispo auxiliar de San Luis antes de convertirse en el cuarto obispo de Memphis en 1993.

Recordando mi servicio como Ordinario de la Diócesis de Memphis en Tennessee y al crecer en mi vida religiosa y espiritual, la fecha del 6 de enero que se acercaba, era muy significativa para mí porque hace cincuenta años - 6 de enero de 1967 - Yo, junto con seis de mis compañeros de clase, fuimos ordenados sacerdotes dentro del carisma de los Misioneros del Verbo Divino en Bay St. Louis, Mississippi, EE.UU.


Tomar conciencia de que uno ha celebrado el ministerio sacerdotal durante cincuenta años es en sí abrumador. "¿Ha pasado tanto tiempo?", Creo que sí. "¿He servido a Dios, a la comunidad y al pueblo de Dios correctamente todo este tiempo?" ¡Sí, lo he hecho! Sólo puedo mirar hacia atrás con asombro y admiración viendo cómo Dios me ha guiado hasta aquí por la fe. He descubierto que todo ha sido por la gracia de Dios porque personalmente no podía haber caminado por este sendero del ministerio solo.


Antes de mi ordenación, quería ir a la misión. Yo quería ir a trabajar en África o México, o la Provincia del Sur - en ese orden! Y me concedieron mi último deseo, trabajar en una de nuestras parroquias verbitas en el Sur de los EE.UU.
Cuando mi provincial, el P. John Bowman, SVD, me dijo que había sido nombrado para la Provincia del Sur, estaba contento. Pero cuando me dijo que había sido designado como Prefecto Asistente del Seminario de San Agustín en Bay St. Louis, y al mismo tiempo como profesor en el Colegio San Estanislao, no me sentí tan contento porque no era lo que esperaba. Sin embargo, aprendí a "florecer donde me plantaron".


Todos mis nombramientos y llamamientos -ya sea a través de mis superiores dentro de la comunidad o por medio del Santo Padre al episcopado- no eran los destinos que yo habría elegido para mi vida misionera. Ser misionero y servir en las parroquias eran mis metas, pero acepté mis nombramientos como un llamado de Dios. No fueron para mí, caminos fáciles de recorrer pero a través de todo, descubrí una cosa: la gracia de Dios me bastaba. ¡Y Dios nunca me defraudó!

Mirando atrás en estos últimos cincuenta años, estoy agradecido a Dios por dirigirme y guiarme en este ministerio de servir al pueblo de Dios. Estoy agradecido a mi comunidad verbita, particularmente a los miembros de la Provincia del Sur, por su apoyo y amistad a través de los años. Estoy agradecido a mi familia por mantenerme fuerte en la fe a través del amor a la Iglesia. Estoy agradecido al pueblo de Dios en todos los lugares en que me desempeñé como pastor y educador. Confiar en Dios, educando y siendo educados juntos, sirviéndonos unos a otros y a los pobres en primer lugar, nos ha permitido ser el rostro de Jesús, el uno para el otro, en nuestras parroquias y vecindarios, en nuestra nación y en el mundo.

Les pido amablemente que continúen orando por mí, al pasar al siguiente capítulo de mi ministerio sacerdotal.

Obispo Terry Steib, SVD
Publicado en la revista “In a Word” – Enero 2017

Otras Notas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28

Nuestras Hermanas Siervas del Espíritu Santo en Misiones, Argentina.

Un oasis del espíritu se encuentra muy cerca de la ciudad de Posadas, en Argentina. Se trata de la Congregación Siervas del Espíritu Santo donde viven unas 50 religiosas-misioneras. Allí tienen de todo: desde su propia huerta, árboles frutales, capilla, e inclusive un cementerio. Un espacio de meditación que está abierto a la comunidad en general.

 

Compartir en Twitter

La SVD en Dialogo – Tema del XVIII Capitulo General SVD

El Amor de Cristo nos apremia!  Arraigados en la Palabra y Comprometidos con su Misión. Video para el XVIII Capítulo General de los Misioneros del Verbo Divino (2018).
Compartir en Twitter