Facebook  Twitter  YouTube  Google+
Boletin span
Crema Fufu 10
Crema Pentecostes 17
MIlano 05
Compartir en Twitter

El Coordinador de Comunicaciones del Generalato, P. Modesto Munimi, SVD publicó en Diciembre pasado un nuevo boletín trimestral sobre la Dimensión de la Comunicación en la SVD. Aquí presentamos la nota editorial del primer número que trata el tema del dialogo profético en la nueva cultura digital.

El XV Capítulo General (2000) de nuestra Congregación introdujo el término diálogo profético” en el lenguaje misionero de nuestras actividades. El capítulo describe el diálogo profético como “la compresión más profunda y adecuada” de nuestra  vocación misionera SVD.  Ese diálogo se realiza con distintos areópagos. Estos son otras religiones o creencias, los buscadores de fe, la cultura moderna en la que vivimos, etc. Permitidme la expresión areópagos en el libro de los Hechos de los Apóstoles, donde unos filósofos epicúreos y estoicos conducen a Pablo para que explique aquella enseñanza «extranjera» que comunicaba, que es la buena noticia de Jesús, el resucitado (Hechos 17).

En diálogo profético con la nueva cultura digital

Las nuevas tecnologías de información y comunicación,  con la preponderancia de internet, han creado una nueva cultura, un conjunto de creencias y pautas de conducta en la sociedad. Es todo un mundo. Ese mundo digital representa hoy un nuevo areópago con quien hemos de dialogar. D. Eamon Martin, Arzobispo de Dublín ve el internet como la «nueva Atenas», el nuevo areópago, una 'aldea global' a ser vencido por Cristo. Nuestro reto es llegar a ser testigos de Cristo en este extraño nuevo mundo, para entrar en diálogo con la cultura digital. (‘The New media and the work of Evangelisation’ – Archbishop Eamon Martin, 2014).

Vivimos un nuevo ecosistema comunicativo. Así lo denomina Scolari, C. cuando se refiere a la nueva cultura digital. (Scolari, C (2008): Hipermediaciones. Elementos para una Teoría de la Comunicación Digital Interactiva, Barcelona, Gedisa). Está presidido por la cultura digital, con nuevas exigencias, a la que no sabemos muy bien cómo adaptarnos. Podemos entender por qué de repente, esa nueva cultura con las nuevas tecnologías de la información y comunicación pueden asustar y generar a veces desconfianza. Algunos hablan de la inestabilidad que se observa en esos nuevos medios. Otros señalan incluso el carácter provisional de esos medios. Más allá de cualquier consideración que podamos hacer,   no tenemos todavía muy claro las consecuencias que estas nuevas tecnologías de la información tienen para el conjunto de la sociedad ni para sus instituciones, como la Iglesia o nuestras Congregaciones.

Partiendo de lo que precede, y desde nuestra percepción del diálogo profético, vemos la necesidad de entrar en diálogo con este nuevo escenario informativo y comunicativo total, la nueva era digital. Existe un refrán americano que dice: “ Si quieres enseñar latín a Peter, primero comienza por conocer a Peter. Luego, le enseñarás latín con garantía de algún éxito”.  El diálogo profético que proponemos es necesario, ya que, nos permitiría entender cómo operan esas nuevas tecnologías y qué oportunidades ofrecen, sobre todo para la evangelización.  En otros términos, qué aporta esta cultura digital y las nuevas tecnologías asociadas a ella, con sus potencialidades a la evangelización o/y a la nueva evangelización.

¿A qué se llama cultura digital y sus potencialidades? La nueva cultura digital es un nuevo escenario de comunicación e información. Es un nuevo paradigma de comunicación en el que, los lectores o usuarios de cualquier lugar del mundo no son únicamente receptores pasivos, sino que participan en la construcción e interpretación de la información.  Es el caso por ejemplo de las redes sociales. Éstos son algunos de ellos, según sus categorías: Facebook.com (red social), twitter.com (microblogging), youtube.com (vídeos), Blogger.com (blogging), linkedin.com (red social profesional), flickr.com (fotos), wordpress.com (blogging), Instagram.com (fotos) y MySpace (red social). Hay muchísimos canales más.

Ahora bien, ¿de qué forma podemos hacer nuestras esas potencialidades y qué consecuencias pueden tener para la evangelización y nuestras actividades misioneras?

“Id al mundo entero y proclamad el evangelio” (Mc. 16, 15). Las redes sociales abren nuevos caminos para la nueva evangelización. “La presencia en las redes sociales del diálogo sobre la fe y el creer confirma la relevancia de la religión en el debate público y social”, afirma el Papa Benedicto XVI. (Mensaje del santo Padre Benedicto XVI para la XLVII jornada mundial de las comunicaciones sociales). Las redes sociales nos ofrecen la oportunidad de transmitir la palabra de Dios, de dar nuestro testimonio de fe a millones de usuarios que nos esperan y que tienen también algo que decirnos. La evangelización a través de las redes sociales nos abre a un nuevo tipo de relaciones “on-line” entre los seres humanos. Es un lugar de encuentro y de escucha (Mensaje del santo Padre Benedicto XVI para la XLVII jornada mundial de las comunicaciones sociales).

Como sostienen algunos, la cultura digital o Las redes sociales han facilitado, en la Iglesia,  el paso de una evangelización encerrada en lo formal y la tradición, a una evangelización dialogante y participativa. Quizá la máxima expresión de esta afirmación la representan los jóvenes. Pasamos de un escenario donde sólo un maestro lleva a los demás la Buena Noticia, a decirles cómo han de vivir, a una evangelización participativa (la bidireccionalidad de la emisión y recepción), en la que cada uno cuenta la historia de Dios en su historia  personal. Es suficiente echar un vistazo sobre la cantidad de dibujos, imágenes y mensajes religiosos que circulan a través de whatsaap, Facebook,  twitter, para darse cuenta de esto.

Dialogar con la nueva cultura digital implica también llamar la atención en algunos aspectos que pueden ser dañinos a la sociedad o a sus instituciones, como la Iglesia. Las redes sociales, que es la invención del mundo digital, “son capaces de favorecer las relaciones y de promover el bien de la sociedad, pero también pueden conducir a una ulterior polarización y división entre las personas y los grupos. El entorno digital es una plaza, un lugar de encuentro, donde se puede acariciar o herir, tener una provechosa discusión o un linchamiento moral”, afirma el Papa Francisco (Mensaje del Santo Padre Francisco para la 50 jornada mundial de las comunicaciones sociales (2016), Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo).

Las nuevas tecnologías de la información y comunicación o Las redes sociales tienen también sus limitaciones como cualquier obra humana. Por un lado, se señalan cada vez más casos de cyber acoso o Cyberbullying a los que están sometidos sobre todo los  niños y adolescentes. Por otro lado estos espacios digitales se han convertidos en escenario de exhibicionismo, de exceso de vanidad, de fragilidad de nuestra privacidad, de desinformación (información sin contrastar), de pornografía, insultos, etc. Bajo la excusa del usuario anónimo, se crean a veces perfiles falsos que sirven de plataformas para inferir insultos o diversos tipos de discriminaciones.  Ante esos efectos nocivos se apela a la responsabilidad y a la ética del usuario. Para monseñor Celli, el carácter positivo de las redes sociales "requiere que se actúe en el respeto de la privacidad, con responsabilidad y dedicación a la verdad, y con autenticidad, dado que no se comparten solamente informaciones y conocimientos, sino que, en substancia, comunicamos una parte de nosotros mismos".

El Papa Emérito Benedicto XVI, en su mensaje pidió compromiso y responsabilidad de aquellos comprometidos en las redes sociales. Ellas, afirma el Papa, “deben afrontar el desafío de ser verdaderamente inclusivas: de este modo, se beneficiarán de la plena participación de los creyentes que desean compartir el Mensaje de Jesús y los valores de la dignidad humana que promueven sus enseñanzas.” (Benedicto VI, Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización). La responsabilidad exige que sepamos orientar nuestra relación con estas nuevas tecnologías, en lugar de ser guiados por ellas. (Mensaje del Papa Francisco para la XLIX jornada mundial de las comunicaciones sociales, 2015).

“No es la tecnología la que determina si la comunicación es auténtica o no, sino el corazón del hombre y su capacidad para usar bien los medios a su disposición”, dice el Papa Francisco en su mensaje para la 50 jornada mundial de las comunicaciones sociales, cuyo tema fue: “Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo.” “El acceso a las redes digitales lleva consigo una responsabilidad por el otro, que no vemos pero que es real, tiene una dignidad que debe ser respetada. La red puede ser bien utilizada para hacer crecer a una sociedad sana y abierta a la puesta en común”, afirma el Pontífice.

Ya que hablamos de responsabilidad de los usuarios de social media, es aconsejable tener en cuenta estos principios básicos: tiene que haber una clara diferencia entre una cuenta privada y una cuenta oficial de la red social en la que estamos presentes; tener cuidado con el uso de fotos y sobre todo en aquellas que aparecen menores de edad; proteger su imagen y su intimidad en estas plataformas.    

Terminamos con estos consejos de Monseñor Eamon Martin a la hora de elegir cualquiera de las redes sociales.  Es importante el discernimiento, afirma el prelado.

Para ello, Monseñor Eamon Martin propone diez principios fundamentales  para el uso de las redes sociales de manera responsable y eficiente.
(http://www.catholicbishops.ie/2014/05/20/the-new-media-and-the-work-of-evangelisation-archbishop-eamon-martin/)

1.    Ser positivo y alegre. Ofrecer ' sonrisas  digitales' y tener un sentido del humor. Recordar que es 'la alegría del evangelio que estamos comunicando.
2.    Estrictamente evitar agresión y sermonear  en línea; tratar de no ser polémico o tener prejuicios
3.    No dar a falso testimonio en internet.
4.    Llenar internet con caridad y amor, siempre dar más que tomar.
5.    Entender las críticas, tener las espaldas anchas, si es posible, ser generoso y correcto.
6.    Rezar en el mundo digital. Establecer espacios sagrados, oportunidades para el silencio, reflexión y meditación.
7.    Establecer conexiones, relaciones y construir la comunión.
8.    Educar nuestros jóvenes a protegerse y usar el internet con responsabilidad.
9.    Dar testimonio de la dignidad humana por internet en todo momento. Estamos al tanto de la prevalencia de la pornografía en internet, que puede corromper el espíritu.
10.    Ser misionero, saber que, con la ayuda del internet el mensaje tiene el poder de llegar hasta los confines del mundo en unos segundos.

Modeste Munimi, SVD- Coordinador  General de Comunicacion SVD.

Publicado en el nuevo Boletín trimestral “SVD Comunicación” del Generalato-Dic.2016

Otras Notas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28

Nuestras Hermanas Siervas del Espíritu Santo en Misiones, Argentina.

Un oasis del espíritu se encuentra muy cerca de la ciudad de Posadas, en Argentina. Se trata de la Congregación Siervas del Espíritu Santo donde viven unas 50 religiosas-misioneras. Allí tienen de todo: desde su propia huerta, árboles frutales, capilla, e inclusive un cementerio. Un espacio de meditación que está abierto a la comunidad en general.

 

Compartir en Twitter

La SVD en Dialogo – Tema del XVIII Capitulo General SVD

El Amor de Cristo nos apremia!  Arraigados en la Palabra y Comprometidos con su Misión. Video para el XVIII Capítulo General de los Misioneros del Verbo Divino (2018).
Compartir en Twitter