Facebook  Twitter  YouTube  Google+
photo 6
photo 4
photo 7
Compartir en Twitter

En última instancia, la vida intercultural y la colaboración intergeneracional en la misión requieren una conversión del corazón, en la que realmente abrazamos nuestra dignidad y competencia comunes como hermanos y hermanas.

En este número de Arnoldus Nota presentamos un informe sobre el taller conjunto SSpS-SVD sobre interculturalidad para formadores, que se celebró en Nemi del 15 de enero al 3 de febrero de 2017.

En las evaluaciones de los participantes quedo claro que el taller fue todo un éxito. No solo en la profundización de su capacitación intercultural y su comprensión, sino también como una verdadera colaboración entre las SSpS y los SVD. Tanto en los comentarios escritos como en los orales, todos los participantes valoraron mucho la colaboración entre nuestras dos congregaciones y se comprometieron a continuar esa colaboración en la formación a nivel local cuando regresaran a sus lugares de trabajo.

Es interesante reflexionar sobre la evolución de este taller. Poco después del Capitulo General de 2012, un grupo de cohermanos con conocimientos de antropología, misiono logia y ciencias sociales formo lo que eventualmente se conoció como Comité de Recursos para la Interculturalidad (CRI). Estos cohermanos recopilaron muchos recursos, exploraron el uso de diferentes herramientas para medir y mejorar la  capacitación intercultural y desarrollaron otros materiales para su uso a nivel local. La idea fue desarrollada para preparar y capacitar a “Personas de Recursos en  interculturalidad” que ayudaran a implementar el mandato del Capitulo para mejorar nuestro crecimiento en la capacitación intercultural.

En enero de 2015 se celebró en Nemi el primer taller de formación para personas SVD especializadas, y también se invitó a algunas SSpS. Veinte ocho SVD y cinco SSpS  participaron. Los recién capacitados especialistas siguieron la organización de actividades de interculturalidad a nivel local o subzonal. La participación de algunas SSpS llevo al deseo de una mayor colaboración continua, y una SSpS se unió al mismo equipo del CRI.

Cuando se celebró el segundo taller en enero de 2016, hubo unos setenta y cinco informes sobre las actividades organizadas por los especialistas durante el año 2015. Los especialistas estaban aplicando claramente lo que habían aprendido de los  veinticinco participantes (22 SVD y 3 SSpS) en este taller de 2016, veintitrés habían participado en el primer taller en 2015 y volvieron a mejorar su capacidad para facilitar el crecimiento de la competencia intercultural en sus provincias / regiones / misiones y subzonas.

La única SSpS del CRI se unió al Comité Directivo de este taller. Después de este taller, el Equipo de Liderazgo Congregacional de las SSpS (ELC) y el Consejo General SVD decidieron ofrecer conjuntamente un taller para formadores sobre  interculturali-dad, el cual sería organizado, facilitado y presentado de manera totalmente colaborativa.

El equipo organizador de este taller estuvo compuesto por dos SVD y dos SSpS. No solo participaron en igual número los SVD y las SSpS, sino que la mayoría de las presentaciones fueron realizadas por equipos de SSpS y SVD juntos. El impacto de
esta colaboración fue claro: todos nos beneficiamos trabajando juntos, socios iguales en nuestro llamado común a crecer en la vida y la misión interculturales.

Podemos ver aquí un movimiento hacia una mayor mutualidad. En última instancia, la vida intercultural y la colaboración intergeneracional en la misión requieren una conversión del corazón, en la que realmente abrazamos nuestra dignidad y competencia comunes como hermanos y hermanas.

Genero para encontrar un terreno común en nuestro carisma de Arnoldus y vivir y trabajar como hombres y mujeres de muchas culturas. Se ha pasado de un evento organizado por los SVD con unas pocas participantes SSpS a un evento que se ha organizado de manera colaborativa. Se ha pasado del control o el poder masculino a una mayor reciprocidad entre los miembros masculinos y femeninos de la familia Arnoldina.

Hay una lección aquí cuando consideramos la interculturalidad y la formación. Invitamos al “otro” a encajar, a cambiar, a adaptarse a lo que estamos haciendo, o es una invitación a unirnos para que todos nos transformemos en algo nuevo? Si
realmente nos comprometemos a la mutualidad, la interacción y el propósito común de vivir y trabajar con los que son “otros”, tenemos que ser conscientes de quien podría estar en una posición de control.

Tenemos que estar listos para cambiar y no simplemente esperar que otros se adapten a nuestros caminos y estructuras culturales. Tenemos que tener una conversión, no solo desde el etnocentrismo hacia una mentalidad intercultural, sino desde cualquier posición de poder o control hacia una posición de dejar hacer y tomar decisiones junto con el “otro”. La formación inicial es, por lo tanto, un tiempo para discernir la capacidad de uno para hacer eso y para crecer en las actitudes, los conocimientos, la espiritualidad y las habilidades necesarias para hacer tal conversión. Uno de los temas recurrentes durante el taller fue que todos seguimos en el camino hacia la interculturalidad. Nunca llegaremos a ser plenamente competentes en  interculturalidad. Pero eso no nos desalienta, sino que nos invita a participar en la formación continua y permanente.

La Constitución 523 nos recuerda que “tanto nuestra vida como nuestra vocación apuntan al constante crecimiento y madurez. Nunca llegamos a la meta, sino que siempre estamos en camino “. Que nuestras vidas den a nuestro mundo (tan lleno de explotación a los pueblos indígenas, a las mujeres y a los marginados por la  globalización) el poder para transformarnos en una mejor forma de reciprocidad, respeto y justicia.

Heinz Kulüke y El Equipo de Liderazgo

Publicado en el boletín “Arnoldus Nota”- Abril 2017

Otras Notas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27

El Convento Corazón Eucarístico de Jesús en Chile

En el Programa "Los Caminos de la Iglesia" se entrevistó a la Hermana María Teresita Heit, Superiora del Convento Corazón Eucarístico de Jesús de las Hermanas de la Congregación Siervas del Espíritu Santo de Perpetua Adoración de Villa Alemana, Chile.

 

Compartir en Twitter