Facebook  Twitter  YouTube  Google+
Cristovao 02
Cristovao 03
Cristovao 04
Cristovao 06
Cristovao 05
Cristovao 07
Cristovao 08
Cristovao 10
Cristovao 14
Cristovao 15
Compartir en Twitter

Cristóbal Gonçalves da Silva es un misionero del Verbo Divino, brasilero de origen y misionero en Colombia en una de las regiones más difíciles por los conflictos armados entre militares y guerrilleros. Aquí comparte recuerdos sobre su familia, su vocación y su experiencia misionera hoy.

Vengo de una familia muy humilde, del interior de Paraiba, de un lugar llamado Sitio Tanques, en el municipio de Pirpirituba en Brasil.  Mi padre era un líder de comunidad, pero murió cuando yo tenía solo dos años. Era bastante conocido en nuestra región y escuché cosas muy bellas sobre él a medida que crecía. Creo que heredé muchas cosas de él. Una de ellas, fue el amor de la iglesia, y no me refiero solo a la fe, sino también al deseo de servir a los demás.

Cuando era niño, solo podía ir a misa una o dos veces al año porque nunca había un sacerdote que dijera misa regularmente debido al clima o al difícil acceso a mi región. Tenía 16 años cuando finalmente recibí mi Primera Comunión después de años de catecismo. Ir a la escuela fue también una lucha para mí. Tuve que caminar 24 kilómetros por día, para llegar a la escuela más cercana.

Tuvimos nuestros altibajos como familia. Debido a la educación, las sequías y otros problemas en la parte noreste de Brasil, muchos jóvenes van a las grandes ciudades para tratar de sobrevivir. Yo no era diferente, y a la edad de 16 años viajé a Sao Paulo para tratar de encontrar una vida mejor. No volví a casa para ver a mi familia por más de cuatro años. Estuve a más de 3.000 kilómetros de mi hogar y el costo del boleto era de más de tres meses de salario. Incluso en ese momento de mi vida, sentí que Dios me estaba llamando. Dios me dio la fuerza para enfrentar todas las dificultades en mi vida. Siempre sentí que algo me empujaba hacia adelante.

Cuando me establecí en Sao Paulo, tuve varias experiencias de trabajo diferentes, como por ejemplo conserje y vendedor de revistas. Sin embargo, me di cuenta de que todavía me faltaba algo, no estaba satisfecho. Un día de repente renuncié a mi trabajo y volví a casa. Visité a mi padrino, el P. Cristiano Muffler, me ayudó a entender que Dios estaba en mi vida desde el momento en que nací, desde el vientre de mi madre. Y Dios me había elegido. En ese momento, sentí que todo lo que había conocido comenzaba a desmoronarse.

Regresé a Sao Paulo diez meses después con el objetivo de reflexionar qué significaba para mí ese llamado que sentía. Busqué la parroquia más cercana a mi casa y comencé a trabajar con gente joven en la iglesia. Lentamente fui aclarando mi llamado y decidí ingresar a un seminario. Como no había terminado mi educación, tuve que terminarla primero y luego entré al seminario menor en Araraquara en 1998.

En el 2002, entré al noviciado para los Misioneros del Verbo Divino y profesé mis primeros votos en 2003. Participé en el Programa de formación Intercultural del 2005 al 2006 en Paraguay con los indígenas de Aches. Profesé mis Votos perpetuos como Misionero del Verbo Divino el 8 de marzo de 2008 y fui ordenado sacerdote el 7 de marzo de 2009.

Desde mi ordenación, he estado sirviendo en Colombia como misionero y he tenido muchas experiencias fuertes en esta misión. Trabajé durante cuatro años en una zona de guerra donde había mucha violencia y la vida requiere fe y coraje frente a la tiranía, la corrupción, la cobardía y el abandono de las personas más pobres.

Recientemente me mudé a una nueva parroquia en Planeta Rica, Córdoba, en Montería, Colombia. Cada día siento que no hay nada más grande que haber sido llamado por Dios. Todavía me siento ansioso a veces, pensando que podría ofrecer más de mí mismo. Estoy enamorado de la Palabra de Dios. No puedo imaginar mi vida de otra manera. A pesar de mis debilidades humanas, sé que el Señor espera un poco más de mí cada día. Dios me dio muchos regalos, que trato de compartir con otros todos los días. Los que me conocen de cerca saben que mi forma de ser no cambia, porque fue Dios quien me creó. Dios me eligió y me envió; y aquí estoy para hacer la voluntad de Dios.

Cristóbal Gonçalves da Silva, SVD

Publicado en http://www.svdvocations.org/

 

Otras Notas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25

Mensaje de los nuevos miembros del equipo de liderazgo



Mensaje de los nuevos miembros del equipo de liderazgo
Compartir en Twitter

SVD General Chapter 2018 - Opening Mass



Divine Word Missionaries General Chapter 2018, Opening Mass.    Capitulo General de los Misioneros del Verbo Divino 2018. MIsa de apertura.
Compartir en Twitter