Facebook  Twitter  YouTube  Google+
LaicosMis 02
LaicosMis 03
LaicosMis 04
LaicosMis 05
LaicosMis 01
Compartir en Twitter

La participación con los laicos ha sido una dimensión integral del camino de nuestra Congregación desde sus comienzos. La historia de nuestra Congregación muestra que nuestro Fundador, San Arnoldo Janssen, tuvo la visión de promover la idea de la misión mundial y para esto, involucro a los laicos. Desde entonces, los laicos han estado siempre presentes en nuestro servicio de vida y misión de diferentes maneras.

Como alguien dijo una vez: “Tener raíces es tal vez la necesidad más importante y menos reconocida del alma humana”. Estar enraizados es, de hecho, una de nuestras necesidades básicas. Solo cuando estamos arraigados, podemos crecer. Y cuando estamos enraizados en Cristo, podemos vivir para siempre.

En el libro del profeta Jeremías, leemos: “Bienaventurado el hombre que confía en el Señor, cuya esperanza es el Señor. Es como un árbol plantado junto a las aguas que extienden sus raíces hasta la corriente: no teme cuando llega el calor, sus hojas permanecen verdes, en el ano de la sequía no muestra angustia, sino que aun da fruto” (Jer 17: 7-8)

Cuando crecemos profundamente en Cristo, podemos vivir hacia lo alto. Dios quiere que demos frutos, y él sabe que eso solo sucede cuando estamos profundamente enraizados en Cristo. Solo los árboles que tienen raíces fuertes pueden vivir mucho.

El tema de nuestro XVIII Capitulo General “El amor de Cristo nos urge (2 Cor 5, 14): Enraizados en la Palabra, comprometidos con su Misión” trata de nuestra misión de proclamación de la Palabra al enraizarnos en Cristo. Nuestro Fundador, San Arnoldo Janssen, fue de hecho un visionario. Al leer los signos de su tiempo, se dio cuenta de que podríamos dar frutos en nuestra misión solo si estamos enraizados en Cristo.

Este tema para mi también es una invitación a reflexionar más profundamente sobre cómo entender la proclamación de la Buena Nueva en el marco de la herencia espiritual que nos dejó nuestro Fundador y nuestra Generación Fundadora. Según la circular del Padre General de fecha 26 de enero de 2016, “el objetivo del XVIII Capitulo General es fomentar un proceso de regeneración espiritual, que nos devuelva a la Palabra de Dios como fuente de nuestra vida, vocación y misión y nuestro compromiso religioso”.

Así pues, el próximo Capitulo será una ocasión para hacer una introspección honesta de nuestro compromiso misionero basado en el carisma de nuestra Congregación. Como Misioneros del Verbo Divino, sabemos que nuestra misión es proclamar la buena nueva del Evangelio. Somos conscientes de que no estamos solos en esta misión. La misión pertenece a la misión de la Iglesia, cuya misión, a su vez, es la misión de Jesucristo, que fue enviado a proclamar la buena nueva por el Padre. Buscamos comprometer a otros en nuestras actividades apostólicas. 


Sigue siendo un privilegio para nosotros, los Misioneros del Verbo Divino, caminar de la mano con los laicos comprometidos que nos inspiran y nos alientan en el nivel profundo de nuestra dedicación misionera. Entre los laicos, nuestros socios en el ministerio, hay una gran variedad de personas llamadas a la santidad, precisamente como laicos. Están trabajando en parroquias e instituciones y están comprometidos en la animación misionera, orando con nosotros y también ayudándonos de diferentes maneras.

Capítulos Generales sobre la participación de los laicos

El 16 ° Capitulo General de 2006 aprobó dos recomendaciones con respecto a la Participación y Colaboración de los Laicos. El 17 ° Capitulo General de la Congregación en 2012 hizo recomendaciones concretas. Las Provincias, Regiones y Misiones tienen permitido dar reconocimiento oficial a los grupos asociados laicos. Estos grupos reconocidos se convierten en parte de la Familia Arnoldus en un sentido más amplio. Las PRM han tomado muchas iniciativas en la Zona AFRAM desde el XVII Capitulo General sobre la formación de los Laicos Asociados SVD. En 2012, solo unas pocas PRM en la Zona AFRAM tenían Asociados Laicos SVD en nuestras parroquias, pero en los últimos seis años, muchas de nuestras PRM de AFRAM tienen uno o más Grupos Laicos SVD activos en varias parroquias.

De hecho, estamos fomentando la cooperación con los laicos en nuestras obras apostólicas. Ahora vemos que la creciente cooperación con los laicos ha ampliado nuestra misión y transformado la manera en que la llevamos a cabo en asociación con otros. Nos ha enriquecido tanto a los laicos como a nosotros. Tenemos que admitir que aún no se ha realizado la plena asimilación del verdadero espíritu de colaboración en mutuo respeto. Para crecer en cooperación en la misión juntos, se requerirá formación tanto para los laicos como para los cohermanos.

Una vida espiritual más profunda

El nivel de participación de los Asociados o Amigos de los SVD, como se los conoce en algunas Provincias, varía ampliamente. Los miembros pertenecen a diferentes ámbitos de la vida y desean compartir la Misión y el Carisma de nuestra Congregación, compartiendo asuntos espirituales en general y creciendo en la construcción de la comunidad. Cada asociado se ha sentido atraído por la vida y la misión de los Misioneros del Verbo Divino, especialmente a través de su vida de oración, crecimiento espiritual y actividades voluntarias. A partir de mis experiencias de acompañar a los grupos laicos SVD en mi Provincia desde hace algunos años, puedo decir que la atracción más importante para los laicos asociados es el deseo de una vida espiritual más profunda y el sentido de comunidad.

Los laicos se convierten en asociados para desarrollar una espiritualidad más profunda, pertenecer a una comunidad religiosa y compartir su carisma: Los dones y la misión específicos que Dios les da. Es una oportunidad para crecer más profundamente en la fe, en las relaciones, en la confianza en Dios, en el reconocimiento de la bondad de toda la creación y en el servicio a toda la creación.  De hecho, son una extensión de nuestra comunidad y ministerio. Viven el carisma todos los días, en todo momento. Es una forma de vida para ellos. En el contexto de África, es bueno mencionar aquí que algunos de los laicos asociados en nuestras misiones están sirviendo a las iglesias locales como catequistas, ministros laicos y otros sirven como lideres tanto en las iglesias locales como a nivel diocesano.  Comparten las dimensiones características de nuestra congregación, especialmente en las áreas de Animación Misionera, Biblia y Justicia y Paz y la Integridad de la Creación.

Familia

Los asociados laicos viven el carisma de nuestra Congregación comenzando por sus propias familias. Aquí es donde yace la primera vocación. Dentro de la unidad familiar se siembran las primeras semillas del cristianismo. Ahí aprenden a amar y a cuidar a sus familias y a quienes los rodean, y en este rico suelo, el carisma echara raíces, crecerá y se extenderá.

Parroquia

Una de las cosas que vemos en todos los laicos asociados en nuestras misiones es que todos ellos están profundamente involucrados en sus parroquias particulares: son lectores y ministros de la Eucaristía. Algunos de ellos sirven como miembros del Consejo Pastoral; otros están trabajando con el Grupo de Liturgia y los Grupos de Oración.

Trabajo con la Juventud

La juventud es una de las etapas más difíciles de la vida, y se está haciendo cada vez más difícil hoy en día. Los jóvenes miran hacia el futuro; están decidiendo que quieren hacer cuando sean adultos y que caminos tomar. Hay mucho trabajo por hacer en esta área de la juventud y por eso la mayoría de las PRM de AFRAM han considerado a la Familia y la Juventud como una de sus prioridades ad extra de las OC de la SVD. Necesitamos colaboradores laicos en este ministerio. Tenemos a algunos de nuestros miembros trabajando con los jóvenes en nuestras parroquias. Es un compromiso de los laicos asociados con la Palabra y la Misión.

Conclusión

Cada ano, en el mes de octubre, visito varias parroquias de nuestra diócesis realizando talleres, seminarios o charlas sobre misiones. Algunos compañeros laicos también me acompañan para compartir sus experiencias sobre cómo fueron inspirados por la vida y la espiritualidad misionera de nuestro Fundador y lo que los hizo asociarse con los SVD. Su compartir es una inspiración para muchas personas en las parroquias.

Como Misioneros del Verbo Divino comprometidos con la Palabra y su Misión, debemos tener la actitud y la disposición para cooperar, escuchar y aprender de los demás. De esta manera, compartiremos nuestra tradición espiritual y apostólica.

Por el Padre Sunny Vattapparayil, SVD - Provincia de Botswana

Publicado en el boletín “Arnoldus Nota” – Marzo 2018

Otras Notas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25

El Padre Hans en Cuba



En Cuba se terminó la época donde existía una lucha contra la iglesia. Desde 1992 existe, según la constitución, la libertad de religión. Gracias a esto, las iglesias tienen hoy más espacio. Algunos de los que, hasta ahora, habían tenido que ocultar sus creencias, se han atrevido a mostrarlas. Aunque la relación entre la iglesia y el estado se ha relajado, el trabajo de las comunidades religiosas sigue estando sujeto a condiciones estrictas. El sacerdote suizo y misionero SVD, Hans Weibel vino a apoyar a la Iglesia local.
Compartir en Twitter

Testimonio misionero de Marcelo Becchi Martins, SVD



Marcelo Becchi Martins es un joven misionero SVD que comparte la historia de su vocación en Brasil y también su experiencia misionera en el extranjero. Este video es parte del proyecto de capacitación de los estudiantes verbitas en el área de los medios de comunicación. Una produccion de Verbo Filmes (en Portugues).

Compartir en Twitter