Facebook  Twitter  YouTube  Google+
MAntonio 1
MAntonio 3
MAntonio 2
MAntonio 4
MAntonio 6
MAntonio 2
Compartir en Twitter

Marco Antonio de Miranda es un estudiante verbita brasilero que está realizando su experiencia OTP en Hungria.  Aquí comparte su experiencia misional con nosotros.

“Estoy emocionado de haber sido invitado a compartir con ustedes un poco sobre mi historia de vocación y cómo sentí que Dios me llama a ser misionero.

Soy el más joven de los cuatro hijos de Nadir y Natal. Nací y crecí en Guarapuava, en la parte sur de Brasil. Mi madre y mi abuela eran muy activas en nuestra comunidad parroquial y siempre nos llevaban con ellas a las actividades de la iglesia, particularmente a grupos de oración y clases de catecismo. Por lo tanto, tuvimos la gracia de crecer en el seno de la Iglesia.

Mi primer recuerdo de pensar en una vocación religiosa fue de niño cuando conocí a un Misionero del Verbo Divino con el nombre de Fr. Zdzislaw. Solía decir que cuando creciera, quería ser un sacerdote como él. Cuando era adolescente, participé en la Infancia Misionera y la Adolescencia en mi comunidad y también en otras actividades pastorales. A medida que continué involucrado en muchas actividades parroquiales, creció en mí el deseo de dedicar no solo mis fines de semana sino toda mi vida a la misión de la Iglesia.

Cuando tenía quince años, un equipo de Misioneros del Verbo Divino y Hermanas Misioneras del Espíritu Santo visitaron mi escuela y hablaron sobre la alegría que sentían por su vida misionera. Al final de su intercambio, invitaron a aquellos que querían saber más sobre el carisma misionero a asistir a los encuentros de discernimiento con las congregaciones.

Acepté la invitación, participé en el retiro de discernimiento y me identifiqué con el carisma de los Misioneros del Verbo Divino, especialmente con respecto a la alegría que sentían los miembros de la SVD y su misión de salir al mundo para difundir las Buenas Nuevas a todas las gentes.

Después de terminar la escuela secundaria, me uní a la Congregación del Verbo Divino en 2009. Completé estudios de postulantado y Filosofía en el estado de Paraná. El noviciado y mis primeros votos fueron en Juquiá, seguidos por dos años de Teología en São Paulo. Desde enero de 2016, he estado en el Programa de Capacitación Transcultural en Hungría.

Si me preguntas, ¡lo primero que sentí cuando llegué a Hungría fue frío! Cuando llegué al aeropuerto de Budapest, era invierno y la temperatura de -7. Fue un poco impactante, pero pronto me reconfortó la bienvenida de los cohermanos (mis compañeros Misioneros del Verbo Divino) que me estaban esperando. Me recibieron con una bienvenida húngara tradicional: "Isten Hozott", es decir, "Dios te trajo".

El primer desafío que tuve fue la cuestión del lenguaje, ya que el húngaro es un idioma muy difícil de aprender porque no hay otro lenguaje relacionado. Comencé mis estudios en una escuela intensiva de idiomas. Tenía un poco de miedo de no poder hablar y expresarme, pero el Espíritu Santo y la comunidad me ayudaron mucho a estudiar y aprender este lenguaje difícil pero hermoso.

Desde febrero del año pasado, estoy sirviendo en una parroquia SVD en el este de Hungría, en la pequeña ciudad de Vasvár, con personas muy queridas y acogedoras. Aquí trabajo en el ministerio juvenil y también en una escuela como catequista. Durante todo el verano tenemos los "campamentos misioneros" donde nos encontramos con niños y jóvenes.

Estos campamentos son buenas oportunidades para que los jóvenes estén con otros jóvenes y se acerquen a Dios. También pueden conocer nuevas culturas a través del intercambio y el testimonio de misioneros SVD de diferentes culturas, como yo, de Brasil.

Los desafíos, las alegrías, el ministerio pastoral, la vida comunitaria y la oración que vivo aquí en Hungría me han ayudado a crecer en mi vocación religiosa y confiar en Dios. Una cosa es pensar que la misión es para todas las personas cuando estoy en la comodidad de mi propia cultura e idioma. Pero estar en otro país y experimentar personalmente la misión a otros ha madurado mi visión de mi vocación. Estoy agradecido con Dios por llamarme y enviarme a esta hermosa misión”.

NB: Luego de esta experiencia misional, Marco Antonio completará sus últimos dos años de teología, profesará los votos perpetuos como un Misionero del Verbo Divino y será ordenado al sacerdocio en 2020.

https://mailchi.mp/dwci/about-being-a-religious-brother-id-do-it-all-over-again-1411153?e=fc23250595

Publicado en el “Minuto Misionero” - julio de 2018

Otras Notas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25

El Padre Hans en Cuba



En Cuba se terminó la época donde existía una lucha contra la iglesia. Desde 1992 existe, según la constitución, la libertad de religión. Gracias a esto, las iglesias tienen hoy más espacio. Algunos de los que, hasta ahora, habían tenido que ocultar sus creencias, se han atrevido a mostrarlas. Aunque la relación entre la iglesia y el estado se ha relajado, el trabajo de las comunidades religiosas sigue estando sujeto a condiciones estrictas. El sacerdote suizo y misionero SVD, Hans Weibel vino a apoyar a la Iglesia local.
Compartir en Twitter

Testimonio misionero de Marcelo Becchi Martins, SVD



Marcelo Becchi Martins es un joven misionero SVD que comparte la historia de su vocación en Brasil y también su experiencia misionera en el extranjero. Este video es parte del proyecto de capacitación de los estudiantes verbitas en el área de los medios de comunicación. Una produccion de Verbo Filmes (en Portugues).

Compartir en Twitter