Facebook  Twitter  YouTube  Google+
Appalachians 1
Virginia 1
Appalachians 3
Compartir en Twitter

Era octubre de 1973 cuando los primeros misioneros del Verbo Divino llegaron a los Apalaches. Estaba destinado a ser un lugar donde los misioneros que regresaban del extranjero podían continuar con un valioso apostolado sacramental y social en pequeños pueblos rurales.

Durante los últimos 45 años, la meta sigue siendo la misma: servir a los pobres del campo en una parte del país donde los católicos son una minoría. Que mejor lugar para entablar un dialogo profético con los que buscan la fe, los que no acercan a la iglesia y a personas de otras religiones?

Al principio, los residentes del Centro de Virginia Occidental eran tan escépticos con respecto a estos “extranjeros” como lo era la gente de otras tierras cuando los misioneros americanos llegaban a sus países. Con el tiempo, los Misioneros del Verbo Divino han ganado aceptación y han sido apreciados por su testimonio misionero y la asistencia que brindan.

Apostolado

El apostolado parroquial es el trabajo principal que se lleva a cabo en el distrito. Pero además del apostolado sacramental, se hace especial hincapié en el alcance ecuménico a través de las asociaciones apostólicas locales y su alcance social a través de una despensa de alimentos y un servicio social que se proporciona a los necesitados.

Vida comunitaria

La distancia y la ubicación geográfica de las parroquias siempre es un problema dentro del distrito. Con rutas sinuosas y angostas, puede llevar una hora recorrer 20 km en buenas condiciones y el doble de tiempo si las rutas están cubiertas de nieve o heladas. Los siete miembros del distrito hacen todo lo posible para reunirse para orar y cenar juntos cada mes. Este es el momento en que pueden compartir los desafíos de su apostolado y disfrutar de la compañía de los demás.

Si nunca has estado en los Apalaches, considera la posibilidad de conducir en esos caminos rurales que inspiraron a John Denver para mostrar en sus canciones esta hermosa parte del país, las personas que hacen sus hogares en estas pequeñas ciudades y los miembros de nuestra congregación que les traen Buenas Noticias.

--- Boletin USC