Jamaica 6
Jamaica 5
Compartir en Twitter

La idea de pasar varios años en una isla tropical en el Caribe puede parecer un sueño. Los largos y soleados días, bebiendo bebidas con sabor a fruta de una cáscara de coco mientras las olas del océano bañan las playas de arena suave, parece un paraíso, hecho realidad.

Pero esto no es completamente verdad para muchas de las personas que viven en las islas o para los misioneros verbitas que ejercen su ministerio aquí. De hecho, a veces parece estar muy lejos de esa imagen.

"En verdad, Jamaica es una isla hermosa", dijo el Frank Power, SVD. "Hay hermosas playas, hermosas montañas, una hermosa vegetación y muchos bosques. Pero eso le da de comer a la gente".

Como párroco en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Morant Bay en la isla de Jamaica, el Padre Frank ve de cerca cómo la pobreza y el desempleo impactan en el pueblo jamaicano.

La isla está dividida en 14 parroquias. La iglesia de Frank, St. Thomas, es la más pobre y menos desarrollada de la isla. Se compone de aproximadamente 300 millas cuadradas y alberga a unas 90.000 personas y solo el 1 por ciento de la población es católica.

Publicado en "The Missionary Minute" - septiembre de 2019

Quieres leer más?: Te animas al Ingles?


http://www.svdvocations.org/meet-our-missionaries/svd-ministries/provide-paradise