Facebook  Twitter  YouTube  Google+

Como orden religiosa, la Congregación del Verbo Divino pone un fuerte énfasis en la vida comunitaria como un entrenamiento para la adaptación trans-cultural. Los jóvenes candidatos que aspiran a convertirse en Misioneros del Verbo Divino, viven, estudian y rezan en comunidades internacionales y multiculturales. A través de las diversas etapas de formación: Postulantado, Noviciado, los estudios de Filosofía y Teología y el año de experiencia pastoral, ellos ahondan en la espiritualidad verbita y profesan los votos de castidad consagrada, pobreza evangélica y obediencia apostólica, optando entre ser Hermano o Sacerdote SVD. En el caso de los Hermanos, luego de su formación espiritual y pastoral, ellos siguen una formación profesional acorde a la misión que van a desarrollar. Pero tanto Hermanos como clérigos, todos aprenden lenguas y culturas y están abiertos a dejar sus países de origen para servir en cualquier país de misión donde la congregación trabaja. Cada uno de ellos, de acuerdo a sus dones particulares, realizará luego un ministerio como sacerdote, educador o administrador, desarrollando sus talentos y trabajando codo con codo con el pueblo al que servirá.

Nuestro compromiso con la Educación y Formación de misioneros es casi tan antiguo como nuestra presencia en Norteamérica. Cuál la situación actual de la Formación SVD?

Una reflexión sobre la vida comunitaria intercultural

Nuestros estudiantes de filosofía en Guadalajara y los novicios en Oaxaca han puesto en práctica la prioridad SVD de llegar a los migrantes y refugiados.

El viernes 6 de enero, en el Noviciado Común PANAM de San Rafael, Lambare , Paraguay tuvo lugar el ingreso de los nuevos siete novicios 2017.

Algunos de los participantes del reciente encuentro de Formadores comparten más detalles sobre la temática y la vivencia de este encuentro fraterno.

Tres jóvenes cohermanos fueron ordenados al sacerdocio el 28 de mayo, 2016 en la Capilla del Santo Espíritu, Techny (USC).

Uno de los objetivos de este “Año Vocacional Verbita” es revivir en cada cohermano la responsabilidad común de promover vocaciones a la vida religiosa-misionera.

El Hno. Carlos Ferrada Montero es un chileno que trabaja actualmente en Loreto, Agusan del Sur, en la isla de Mindanao. La siguiente es su reflexion sobre su experiencia misionera.