Un Hermano SVD es un religioso que a través de su trabajo y profesión, está llamado a poner el Evangelio en acción. Su vocación es ser un “testimonio” del Evangelio para comprometerse con la Misión a través de su profesión y sus habilidades. Haciendo un resumen de la contribución significativa de los hermanos SVD a la vida y misión de la congregación del Verbo Divino, podríamos señalar lo siguiente:
• Los Hermanos recuerdan a la Iglesia en general y a la Congregación en particular el hecho de nuestra complementariedad en la misión. Somos Hermanos y sacerdotes.
• Por medio de su vida y trabajo, los Hermanos desempeñan un papel profético en la Congregación y en la Iglesia. Ellos nos recuerdan a todos la dignidad común y fundamental de la hermandad de todos los cristianos: “Ustedes son todos hermanos” (Mt 23, 8).
• Ellos mantienen vivo el sentido de la auténtica comunión en nuestras comunidades y de nuestra unidad en la diversidad, la cual se expresa a través de su ser laicos consagrados (Co. 104).
• Los Hermanos hacen una gran contribución a la misión por medio de sus trabajos profesionales, servicios sociales y ministerios pastorales. Siendo laicos, los Hermanos deberían ser capaces de salir al encuentro de los laicos y del mundo contemporáneo.
• Además, a través de sus diferentes servicios y profesiones, los Hermanos también contribuyen al auto-sustento de la Congregación y mantienen a sus miembros conscientes de ese tema. Además, en muchas comunidades SVD, los Hermanos se destacan por su sentido de bienvenida, su participación en la vida comunitaria y su espíritu de oración.
Estas son algunas de las muchas buenas razones, debemos promover la vocación del Hermano en la Congregación a todos los niveles.

La 2º Asamblea Internacional sobre la Vocación del Hermano SVD, tuvo lugar en Cebú (Filipinas) del 29 de Junio hasta el 12 de Julio del 2009. El objetivo era abordar las cuestiones sobre la identidad, la formación y la preparación profesional de los hermanos para ser misioneros en el mundo de hoy.