Irmao 2
Irmao 3
Irmao 1
Sinodo 3
Sinodo 5
Sinodo 7
Compartir en Twitter

El Hermano Jairo Godinho Guimarães, SVD actualmente ejerce su ministerio en Brasil como abogado, donde defiende los derechos de gente del Amazonas.

El Hermano Jairo entró en formación con los Misioneros del Verbo Divino en 2005 y profesó los Primeros Votos en 2011. Fue a los Estados Unidos como parte de su Programa de Entrenamiento Intercultural y estudió Inglés en el Divine Word College, además de realizar algún ministerio en una parroquia en Chicago.  

“Mi historia vocacional surge en el contexto socio-eclesial aquí en Brasil. Al provenir de una familia muy activa en la comunidad católica, fui moldeado para ser parte de la comunidad. Sin embargo, al comienzo de mi adolescencia, participé en el movimiento sindical con mis padres y fui influenciado más por el lado socio-sindical que por el socio-eclesial.

Es necesario decir que la historia del movimiento sindical en la región amazónica de Brasil se fusiona de muchas maneras con el viaje de la Iglesia misma, ya que ambos se apoyan mutuamente. Al conocer el sindicato de los trabajadores rurales de Santarém (sindicato de pequeños agricultores familiares), me di cuenta de que la Iglesia estaba muy unida ya que la mayoría de los miembros del sindicato también son miembros de las Comunidades Cristianas Básicas. Además, los sacerdotes frecuentemente actuaban con nosotros en el movimiento sindical. Varios sacerdotes frecuentaban mi casa, ya que mi madre era agente pastoral de la iglesia y miembro de la junta directiva del sindicato.


Inicialmente, este contacto con los sacerdotes no despertó en mí un interés en la vida sacerdotal, hasta que en un momento conocí a un tipo diferente de sacerdote. Eran los religiosos que estaban más cerca de la gente, la mayoría extranjeros, pero que aprendieron una nueva realidad amazónica, gobernada por conflictos agrarios, donde casi siempre los líderes eran amenazados y a menudo asesinados. Descubrí que eran misioneros del Verbo Divino que fueron muy útiles en la organización popular de nuestras comunidades.

El contacto que tuve con los Misioneros del Verbo Divino en el pasado, creó en mí un deseo de querer saber más sobre esta congregación; parecían ser diferentes de los otros religiosos que yo conocía. Entonces, después de un proceso de acompañamiento y discernimiento, me uní al programa de formación en 2015.


Sabía que la congregación estaba compuesta por sacerdotes y hermanos. Sentí el llamado de Dios para ser hermano, y durante los últimos 12 años en la congregación, sigo fascinado por nuestros viajes juntos como Misioneros del Verbo Divino. Tenemos nuestros desafíos y sombras, pero también nuestra luz y nuestras esperanzas que nos hacen caminar juntos al servicio del pueblo de Dios.

De esta manera, mi vocación proviene de mi familia, porque allí aprendí mis primeras oraciones y comencé a participar en la vida de la comunidad. Mi vocación también se basa en la acción social con el sindicato y fue influenciada por un tipo de congregación religiosa que se diferenciaba de los demás en su contacto conmigo y en la forma en que trabajaban con las personas de nuestra comunidad.


Decidí ser religioso porque quería ser como esos religiosos, los Misioneros del Verbo Divino que conocí. No por las fachadas, sino porque muchos de los misioneros mostraron con el ejemplo su compromiso con los pobres a través de la acción social. Y creo que hoy, en un ambiente altamente clerical donde hay una tendencia a tener una iglesia más institucional y menos profética, como Misioneros del Verbo Divino, debemos ser testigos y colaborar con otros para transformar las situaciones de muerte en signos de vida.

Publicado en Ingles: http://www.svdvocations.org/…/bro-jairo-godinho-guimaraes-s…