La primera evangelización es un compromiso fundamental de nuestra actividad misionera. Las misiones de fronteras, exigentes por su clima, lejanía o condiciones socio-culturales, que implican una adecuada inserción en la cultura, los idiomas y costumbres son nuestra prioridad. Pero nuestro servicio no se agota solamente en la etapa de primera evangelización, sino que estamos llamados además, a acompañar a las comunidades en su crecimiento hasta que puedan sostenerse por ellas mismas, formando sus propios agentes laicos de evangelización. En la Pastoral Parroquial, trabajamos preferentemente en áreas rurales y en sectores urbanos marginales, dónde ponemos el énfasis en la formación de comunidades de base (CEBs) y en la concientización misionera de los cristianos, para dar a nuestras parroquias un perfil verbita característico.

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

La primera evangelización es un compromiso fundamental de nuestra actividad misionera. Las misiones de fronteras, exigentes por su clima, lejanía o condiciones socio-culturales, que implican una adecuada inserción en la cultura, los idiomas y costumbres son nuestra prioridad. Pero nuestro servicio no se agota solamente en la etapa de primera evangelización, sino que estamos llamados además, a acompañar a las comunidades en su crecimiento hasta que puedan sostenerse por ellas mismas, formando sus propios agentes laicos de evangelización.

 

En la Pastoral Parroquial, trabajamos preferentemente en áreas rurales y en sectores urbanos marginales, dónde ponemos el énfasis en la formación de comunidades de base (CEBs) y en la concientización misionera de los cristianos (http://www.misionesenelmundo.com/revista/index.php), para dar a nuestras parroquias un perfil verbita característico.

En Amazonia, los misioneros SVD han implementado un interesante proyecto para dar a las parroquias, un perfil claramente “verbita”. José Boeing nos cuenta cómo nació la idea y cómo lograron concretizarla.

La parroquia Nuestra Señora del Rosario, situada en Ponta Grossa, bajo la conducción del P. Edvino Sicuro, SVD como cura párroco, se animó a realizar un original camino de evangelización llegando a las personas que trabajan en la zona comercial de la zona.