Los Misioneros del Verbo Divino somos religiosos consagrados por los votos de pobreza evangélica, castidad consagrada y obediencia apostólica, que están inspirados en la vida y la persona de Jesús. La Espiritualidad SVD que hemos heredado de nuestro fundador San Arnoldo Janssen, es Trinitaria y misionera porque está enraizada en la comunión del Dios Uno y Trino que nos lleva a una participación en la misión de Cristo (Cap. Gral. XVI 2006 -1.1# 13).

En el transcurso del último 18º Capítulo General de nuestra Congregación, hubo una experiencia extraordinaria de discernimiento personal y comunitario, basada en la Palabra de Dios. Reflexionar sobre la Palabra de Dios nos hizo conscientes de que nuestro nombre es nuestra misión.    Ahora, continúa el proceso de renovación y transformación. El espíritu de discernimiento y apertura experimentado durante el capítulo permanecerá para animarnos en los próximos años. Como se mencionó en la declaración del Capítulo, el proceso de renovación y transformación podría ser por un proceso largo, lento y doloroso. Es difícil, porque esto nos llevará a cuestionar muchas de nuestras actitudes básicas a nivel personal y comunitario. Invitamos a todos, a tomar en serio el desafío que el Capitulo nos lanzó de lograr una renovación espiritual y una transformación de nuestra misión.

El próximo 6 al 27 de octubre de 2019, se celebrará en Roma el Sínodo para la Amazonía con el tema: “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. El Sínodo se centrará en nuevos caminos para la evangelización, la ecología integral y los pueblos indígenas y será una buena oportunidad para nosotros, los SVD, para profundizar la comprensión de nuestro compromiso misionero. --- P. Daisuke Narui, SVD- Coordinador General JPIC

Nuestro último Capítulo General reconoció un deseo de renovación y transformación en nuestra Congregación que “podría llevarnos de vuelta a la Palabra de Dios como la fuente de nuestra vida, vocación y misión” y ayudarnos “a redescubrir los fundamentos espirituales que sostienen y nutren nuestra vida personal y comunitaria y dan sentido a nuestra misión”. (2018 CG #2)

Si alguno de los capitulares me preguntara qué pista daría al XVII Capítulo General mi respuesta sería corta: ayudar a nuestra Congregación a ser una “congregación en camino”.

Hno. Uwe Heisterhoff, SVD, comparte conmovedoramente su experiencia y trabajo en las Catacumbas de Domitila.

¿Qué grado de confianza tenemos en nosotros mismos para vivir el proceso de renovación que comenzara con el XVIII Capítulo General? Nosotros somos al mismo tiempo: artífices, protagonistas y beneficiarios de la renovación espiritual que anhelamos. ¿No estaremos esperando que el cambio venga desde arriba, desde el Capítulo, desde el equipo de liderazgo?

El objetivo de nuestro próximo Capítulo General SVD, de acuerdo con la Primera Guía para la Reflexión Comunitaria publicada por el Generalato, es lograr una «revitalización» espiritual. 

La participación con los laicos ha sido una dimensión integral del camino de nuestra Congregación desde sus comienzos. La historia de nuestra Congregación muestra que nuestro Fundador, San Arnoldo Janssen, tuvo la visión de promover la idea de la misión mundial y para esto, involucro a los laicos. Desde entonces, los laicos han estado siempre presentes en nuestro servicio de vida y misión de diferentes maneras.

En la carta de convocatoria del próximo Capitulo General, escribimos: “El objetivo de este Capítulo es fomentar un proceso de reavivamiento espiritual, que nos devuelva a la Palabra de Dios como fuente de nuestra vida, vocación y compromiso misionero religioso”.